Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

Ad sidera Visus

Cuadro de Isabel "La Católica"

El retrato originalRetrato de Isabel "La Católica"

Este retrato lo realizó Juan de Flandes por encargo dela Reina Isabel con el deseo de que presidiera las tumbas de sus padres y hermano, que configuró el artista Gil de Siloé.

La obra data de 1496-1497, quedó colocado en el oratorio dela Cartuja donde permaneció durante tres siglos. Esta permanencia la atestigua Isidoro Bosarte en 1804 en su obra “Viajes artísticos a varios pueblos de España”

El cuadro permaneció enla Cartuja durante la exclaustración como lo atestigua el dilecto burgalés Juan Arias Miranda en su obra “Apuntes históricos sobre la Cartuja de Miraflores”

El Cuadro sacado de la Cartuja

En 1845 D. Mariano Muñoz López, jefe político dela Provincia, tuvo la “osadía” de sacar el Cuadro dela Reina, que estaba en la cartuja para llevarlo al Salón de Juntas dela Sociedadde Artistas y Literarios, “El Liceo”.

Anunciada la visita a Burgos de la reina madre Dª Mª Cristina de Borbón con sus dos hijas: Isabel, ya reina, y su hermana Luisa Fernanda, el mismo Mariano Muñoz ordenó el Cuadro dela Reinaque estaba en el Liceo se llevara al Palacio de Vilueñas para adornar los departamentos de las ilustres visitantes.

Tan pronto como Dª Mª Cristina vio el Cuadro lo apreció como una “joya”, que debía guardarse en el Palacio de los Reyes de España, pero se lo llevó a Paris en 1854

Intentos de recuperación del Cuadro

En 1835 con motivo de la exclaustraciónla Cartujaser patrimonio  del Estado, quedando como “custodio” el antiguo Prior Luis Gonzaga del Barrio.

En 1858 el CardenalLa Puentelogró quela Cartujapasara del Estado ala Mitra

En 1880 el Arzobispo Rodrigo Yusto lo cedió ala Ordende San Bruno.

Primeras gestiones para la recuperación del Cuadro

En 1886la Comunidad Cartujanadirigió una “minuta” a Isabel  II, exiliada en Paris, a que respetando la voluntad de IsabelLa Católicadevolviera el Cuadro ala Cartuja.

La “minuta” no llegó a su destino.

En 1887 el Prior Fr. Benito Roquer  pretendió, con respaldo del Capitán General de Valladolid, que Isabel II devolviera el Cuadro.

El famoso y hábil diplomático Dom Ildefonso Guepin logró introducirse enla Cortedela ReinaDª María Cristina de Habsburgo. Dom Ildefonso conocía  el  Cuadro por habérselo mostrado la reina en Paris. Las manifestaciones de Isabel le hicieron confiar en la devolución a Dom Guepin.

El Ayuntamiento de Burgos decidió enviar un mensaje, firmado por el Alcalde D. Juan José Arroyo, a la “Reina Isabel”.

Todo quedó en “buenas palabras”. Continuó Dom Guepin en sus actuaciones de recuperación del Cuadro, pero un tanto defraudado, escribió: si me resulta imposible la recuperación del original conseguiré una copia.

Isabel II murió en 1904 en su Palacio de Castilla de  Paris.

El Conde de Berberana se presentó enla Cartujareiterando lo manifestado por Isabel: el Cuadro se devolvería ala Cartujadespués de sus días. Pensó el Conde presentarse, acompañado por una comisión de cartujos, ante el rey Alfonso XIII y solicitarle cumpliese el deseo de su abuela de restituir el Cuadro ala Cartuja.Estavisita no llegó a realizarse.

Testamento de Isabel II y anuncio de subasta del Cuadro

Según el testamento en la herencia correspondía al nieto, Alfonso XIII, el Palacio de Castilla con todo su contenido, incluido el Cuadro.

El anuncio de la puesta en venta, a pública subasta, el Palacio de Castilla con su contenido, causó un gran escándalo en Burgos y en Madrid.

El Ayuntamiento de Burgos yla Comisiónde Monumentos decidieron en mayo de 1904 realizar gestiones, mediante un documento, para preservar la venta del Cuadro y su posterior recuperación. De la entrega del documento se encargó el diputado a Cortes por Burgos D. Francisco Aparicio Ruiz, que llegaría a ministro de Instrucción Pública.

El Sr. Aparicio presentó el documento a D. Alfonso a lo que respondió “el Cuadro será devuelto ala Cartuja”.

El Sr Aparicio visitó a la infanta Isabel, en la calle Quintana, encargada de hacer cumplir la voluntad del Rey. Durante esta visita pudo admirar la hermosa copia que la augusta dama posee del retrato de Isabella Católica.

En breve volverá a la cartuja el Cuadro del cual hizo notables reproducciones un grabador por orden dela ReinaGobernadora.

En 1931 el Alcalde de Burgos D. Manuel Santamaría Heras con los diputados a Cortes porla Provinciavino a Madrid y fueron recibidos en Palacio de Oriente donde pudieron apreciar el Cuadro. Las agitaciones de aquellos años dieron de lado el tema del Cuadro.

Copias del Cuadro

Deficiente copia es la que realizó Gato de Lema, mientras el original era restaurado en sus bordes siguiendo órdenes de Mª Cristina.

Proliferaron las copias de aquel retrato que los cartujos regalaron a Felipe V en 1704. Esta copia del original es muy deficiente, durante años estuvo en un almacén de Palacio Real, más tarde en el Palacio de El Pardo, desde 1949 hasta reciente fecha, en que se exhibe enla NuevaGalería de Pinturas de Palacio Real.

Tan infiel y alterada es la copia que en nada se parece al original representado una persona de más de 60 años.

Este retrato es el único que pudieron contemplar Blanca de los Ríos y Silió Cortés Esta desafortunada copia se difundió tanto que, llegaron a desconocer el auténtico, se ha presentado en exposiciones con motivo del centenario dela ReinaIsabel.

Una copia del falso retrato la regaló la viuda del militar y político O´Reilly, Manuela Redondo, ala Real Academiade Historia.

El cuadro que se presenta en la Galería de Pinturas en Palacio Real como retrato auténtico es una falsedad.  

Definitivo estudio de los retratos

El Marqués de Pidal obtuvo del Rey Alfonso XIII autorización para que expertos y notables personajes examinaran y estudiaran los dos retratos de Isabella Católicaexistentes en Palacio Real.

El informe final a que llegaron los expertos lo redactó Barcia y se publicó enla Revistade Archivos, Bibliotecas y Museos en el número de julio-agosto de 1907.

Lástima que este informe haya tenido tan poca atención que diferencia el original de las copias y queden éstas descalificadas.

Matías Alonso Mediavilla